¿La mejor educación?

Cuando pensamos en educación solemos identificar a dos de los principales involucrados: Padres y alumnos. En ese orden, aunque nos guste pensar lo contrario. La idea de buscar un pre escolar o colegio para nuestros hijos va siempre orientado a encontrar un lugar que satisfaga las que nosotros consideramos las necesidades educacionales de los niños. Pero ¿En realidad sabemos qué es lo que nuestros hijos necesitan para aprender?

En nuestra sesión de discusión con nuestro staff el día de ahora, nuestra experta en educación para el nivel 14 meses hasta 2 años y medio, Edna de Hernández, encontró el ejemplo perfecto que ilustra la situación actual en lo que a educación respecta en nuestro país. En nuestra participación en el 9° Congreso Mundial para la el Talento de la Niñez, formamos parte de un panel abierto donde los principales actores y expositores fueron niños entre las edades de 9 y 14 años. Uno de los niños, al hablar acerca de lo que le consideraba la paz y cómo promoverla, fue preguntado sobre cómo ellos pueden aportar para conseguirla. Vamos a parafrasear su respuesta: “Es muy importante que nosotros les hagamos caso a nuestros padres. Ellos saben por qué nos han puesto en el colegio que nos han puesto y hay que ser obedientes en todo lo que nos digan en la escuela.” Queremos detenernos en la primera parte de esa respuesta: nuestros padres saben por qué nos han puesto en el colegio que nos han puesto. Al entrevistar a los diferentes padres que vienen a conocer el kinder siempre surge una pregunta: ¿Qué escuela nos recomendarían al salir de Reggio Emilia? La realidad es que tal y como nadie nace aprendido en ser padre, los padres no nacemos aprendidos respecto a cuál es la mejor educación para nuestros hijos.

¿Qué elementos tiene una buena educación? Vamos a hablar solamente de un elemento: El aprendizaje. Es simple, si no hay aprendizaje, no puede existir una educación. Todos podemos memorizar y recitar y responder test estandarizados, pero nada nos garantiza que hallamos aprendido algo de toda esa información. Nos convertimos en personas que somos evaluados en base a nuestra habilidad de memorizar ítems y responder bien un test. Y la cultura educativa nos categoriza y nos da valor dependiendo del resultado. Creo que cualquier persona que sale de la universidad y tiene un trabajo se da cuenta muy rápido que las notas del colegio y la universidad poco tienen que ver con quién va a triunfar o no en el mundo real. Tratemos de recodar 10 preguntas que nos realizaron en la PAES. Es muy difícil recordar más de tres. Y ahora recordemos las respuestas. En nuestra experiencia, más del 90% no recuerda nada de lo que les preguntaron. Podemos decir que el aprendizaje ha sido mínimo, y con toda la razón del mundo, podríamos decir que no hemos sido educados.

En Reggio Emilia Kinder no estandarizamos a ningún niño y no realizamos ninguna evaluación de este tipo, porque fuera de categorizar y estigmatizar a alguien, estas pruebas no tienen ninguna validez para reflejar lo que hemos aprendido. En ninguna de ellas se puede determinar que los niños pueden teorizar, que pueden resolver problemas, que pueden replicar sonidos, componer canciones, bailar, cantar, construir puentes, castillos, pintar, crear representaciones, dramatizar, crear sus propias historias, tener una afinidad para entender los sentimientos de los demás, apoyar a sus amigos, trabajar en equipo, en fin… no miden nada de lo que hace que una persona valga la pena como humano y lo pueda guiar para un propósito más grande.

Cuando pensemos en educación, pensemos en aprendizaje y cuando pensemos en aprendizaje pensemos en dos cosas: lo significativo (lo que hace que yo tenga interés en desarrollar o descubrir algo); y en la experiencia (lo que hace que eso significativo se experimente y transforme en el deseo de entender).

Como Reggio Emilia Kinder hemos iniciado un proceso para poder cambiar e influir en la cultura educativa de El Salvador. Hemos trabajado con diferentes universidades para poder discutir sobre estos temas y siempre que lo hacemos la gente sabe que este es el enfoque correcto. El debería ser. Lo bueno es que el debería ser ya existe en Reggio Emilia Kinder, y tenemos como meta expandir esta interpretación de cómo aprendemos y qué es un niño. Es hora de que juntos hagamos algo para cambiar esta realidad nacional, más bien, mundial.

J.C. Guardado

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s